Edificio en Los Cristianos, como contribución de pesar y respeto al edificio derrumbado en Tererife

mayo 3, 2016

Edificios que se derrumban, causas del siniestro

No es lo mismo morir de viejo que es inevitable, que morir por un cáncer de pulmón, ocasionado por ser un fumador empedernido. Lo segundo se podría haber evitado, lo primero no. En el caso de los edificios caídos de Ecuador, por un terremoto, era impredecible, y si su virulencia fue  fuerte,  era inevitable, pero cuando los edificios se caen sin ser ocasionados por terremotos, sino por estúpidas indolencias, se podrían haber evitado. En nuestro  trabajo, peleamos en los juicios en que nos reconozcan si una obra, un edificio o una casa, tiene daños estructurales, en definitiva, si ES SEGURA o no. Muchas veces nos dicen que es imposible determinar científicamente si la casa tiene los daños que denunciamos. Dado que las opiniones son muy variables, aceptamos  un empirismo consistente en un determinado tratamiento estadístico de los resultados de ensayos o pruebas. Es deseable, que todos los técnicos que intervienen en los juicios soliciten otros ensayos, pues la técnica se basa en las mediciones realizadas sobre los defectos que se analizan, y no en opiniones personalistas y subjetivas. No pretendemos  con esto,  elevar a rango superior,  una medición que  realicemos nosotros –Dpcon-,  pues  no se puede quitar a nadie el derecho a realizar otras mediciones o  a analizar los resultados como mejor sepa. DPCON no ha pretendido nunca imponer a nadie sus nivelaciones, sus testigos, sus mediciones, sus cálculos,  sus sonómetros,  o incluso sus  fotografías. Deseamos  además,  que en los juicios, se  aporten otras soluciones alternativas –si las hay-. Pero no consideraciones “telepáticas” con las estructuras, que casualmente abundan siempre en pachorras y vagas opiniones de  “la inexistencia de daños”. Es decir, hay peritos que asoman  en los juicios,  y que parecen tener rayos X en la vista, y que además, con su ciencia infusa,  dictaminan que “el edifico o la casa está perfecta”, y no le pasa nada. Aunque el forjado esté flechando, y aparezcan fisuras en los tabiques. Estos peritos se encuentran seriamente molestos por nuestras  nivelaciones, e intentan descalificarlas con procedimientos inconfesables. Pero en la Técnica, cuando se habla de un problema, se efectúan mediciones, y se analizan estas mediciones. No se charla, ni se apela al juez aduciendo que quien afirma que no pasa nada,  tiene el  título de Arquitecto Forense o Doctor Arquitecto Forense. Cuando se sospecha que un forjado puede haber sufrido grandes flechas, y aparecen fisuras en los tabiques, se le ocurre a casi cualquier profesional nivelarlo. Por ejemplo:
  • Cuando se nivelan los revestimientos de un forjado, bien la solería que cubre la cara superior, bien los enlucidos aplicados en la cara inferior, se obtiene una representación numérica de una superficie que consta de dos términos fundamentales: las irregularidades de construcción del revestimiento, y los movimientos verticales que ha sufrido el forjado a lo largo de su historia.
  • De la misma forma, se puede nivelar en un instante cualquiera una estantería de madera, y se obtendrá una superficie que contiene las irregularidades superficiales de la madera, y los movimientos verticales que ha sufrido la estantería por el peso de los libros que sustenta.
  • En los forjados se debe nivelar la solería, que normalmente presenta menos irregularidades que los enlucidos.
Podrá ocurrir que las irregularidades de construcción de la solería sean tan grandes que la nivelación no aporte nada. Esto ocurriría también en el caso de la estantería si en vez de nivelar la superficie de la madera se tomasen las cotas de la parte superior de los lomos de los libros, en general con diferentes alturas. También podrá ocurrir lo contrario, que el solado esté bien ejecutado, con pequeñas irregularidades, y se observe una determinada superficie deformada, es decir en términos coloquiales, una “panza”. Incluso se podrá sostener en ese caso,  que dicha panza fue así concebida, milímetro por milímetro, por los albañiles que ejecutaron el solado, (¿…..?)  siendo nulos los movimientos verticales producidos por las cargas. De igual forma se puede sostener que la estantería de madera fue fabricada desde el primer momento con la misma flecha o panza  que ahora presenta, y que no ha sufrido movimientos apreciables debidos al peso de los libros. Pero también se podrá sostener lo contrario. Eso queda por cuenta  del técnico informante. Ciertos técnicos, que han visto ejecutar algunos miles de metros cuadrados de solería, piensan que es imposible que los albañiles se dediquen ex novo a solar con panzas. Allá ellos, los que están convencidos de lo contrario. Pongo por caso los ensayos geotécnicos de los suelos, con cuyos resultados, todos ellos empíricos, ni siquiera se pueden efectuar análisis estadísticos. Son normalmente tan escasos y variables, que no resulta posible. En  todas las ramas de la técnica,  se intenta siempre efectuar mediciones,  ya sean nivelaciones, recálculo de estructura, colocación de testigos, etc antes de llegar a algún tipo de conclusión. Sobre todo en  el caso de patologías de  las edificaciones en las que aparecen fisuras o grietas, y en un buen número de casos, es aconsejable y ventajosa, la técnica de instalar testigos,  pues se afrontan, problemas cuyo tratamiento científico sería inabordable. Las mediciones realizadas, superan el simple uso de la vista, y ayudan a un análisis más técnico,  ubicando testigos y siguiendo su evolución, para concluir sobre la existencia de daños relevantes en la edificación de referencia. En consecuencia, por  el patrón o forma, que presentan las fisuras, y su evolución o variación,   parece que tengan que ver con un fracaso estructural, mecánico, o pérdida de capacidad resistente de estructura o cimentación -en ese caso las fisuras se producen  más,  en los paños de más luz-. Y  la variación o movimientos detectados pueden  apuntar  a cedimientos o fallos de cimentación, o estructura,  ya que los asientos de los cimientos se traducen siempre en grietas y fisuras inclinadas cuya perpendicular,  apunta hacia el elemento que asienta. Por lo que podemos llegar a las siguientes CONCLUSIONES: En cuanto al tratamiento estadístico de los resultados de nivelar los forjados, se explica en todas las facultades y escuelas técnicas del planeta, y fue desarrollado nada menos que por Gauss a finales del siglo XVIII. Es un procedimiento muy aplicado en cualquier rama de la técnica, cuando se maneja un gran número de medidas que varían alrededor de un valor medio o de una determinada ley. El propio método indica el error que se está cometiendo al asimilar las mediciones a dicho valor medio o a dicha ley, de forma que las críticas deben establecerse en base al error obtenido, y no al método. El procedimiento de nivelación de un forjado se basa en los siguientes principios:
  1. Bajo la acción de las cargas actuantes, el forjado y sus revestimientos sufren movimientos verticales.
  2. En un instante determinado, la superficie de la solería se puede obtener como suma de las irregularidades de construcción de la solería, y de los movimientos verticales del forjado que se han producido desde entonces.
  3. En dicho instante, la superficie de la solería se puede reproducir mediante una determinada expresión matemática, cometiendo un determinado error asociado a un determinado nivel de confianza.
Supóngase por ejemplo que en un caso concreto se obtiene: “La superficie de la solería se puede reproducir mediante una cierta parábola de 4º grado, cometiendo un error de 2mm, asociado a un nivel de confianza del 99%”. Esto quiere decir que en el 99% de los casos, existirá una diferencia inferior a 2mm entre las cotas indicadas por la parábola y las que realmente se midan en el forjado. Si la flecha (o panza) de esta parábola es de 40 mm, algunos podrán seguir pensando que fue así construida desde el primer momento, pero otros podrán pensar que se debe a movimientos del forjado, especialmente si los tabiques se encuentran rotos. Eso queda por cuenta y conciencia de cada uno, pero la panza no se puede discutir. Si la flecha (o panza) de esta parábola es de 2 mm, todo el mundo quedará de acuerdo en que la nivelación no aporta información de interés. Tal es el  método de nivelación,  usado a veces como alternativa a las charlas huecas sobre los forjados, que ciertos peritos utilizan. Posiblemente porque no saben manejar esta herramienta. Así, hay lumbreras que dicen que  “hoy por hoy, la flecha es más bien cosa del cálculo, un ente de razón, sin posibilidad de detectarla en la realidad”, y no solamente afirman  que un  recálculo difiere de la realidad, sino que  lo declaran con satisfacción incomprensible (lo más sorprendente es que muchos se dedican al cálculo de las estructuras, más aún,  que se efectúan cálculos sobre cosas irreales e intangibles) Más adelante señalan  que “Paradójicamente, si con algo tienen que ver (las fisuras), todo apunta a clave de deformación. Pero en un sentido diferente al buscado por técnicos nosotros, los técnicos de  Dpcon, u otros técnicos mas humildes.” ¿No hemos quedado en que las deformaciones, movimientos, flechas, o panzas ni se miden, ni existen? ¿Cuál es el sentido que ahora se nos escapa? Y aducen además que “La deformación de vigas y viguetas, por pequeña que sea, los ha puesto en carga (a los tabiques) suplantando a la estructura original…. La rotura de los tabiques significa el cortocircuito de esa transferencia de carga espuria, retornando dicho forjado a su carga convencional. El papel lo toma entonces el forjado inmediatamente superior, que se recarga por encima de lo tolerable, y pocos meses después se reproduce el efecto, algo minorado, en la planta superior.”. -Se omite el nombre del técnico autor de tales manifestaciones vertidas en juicio-. Concluyen por tanto los lumbreras que “si la causa de las grietas es la “flecha”,  las fisuras, en vez de significar el aviso de que algo está fracasando, tienen el sentido de que lo peligroso ya ha pasado, y la estructura ha vuelto a la configuración inicial de proyecto. Por tanto no son un síntoma alarmante.” Como no hemos entendido el primer sentido, tampoco entendemos el segundo, que parece ser como si pasara un peligro por la estructura y se desvaneciera al abrirse las fisuras. Esto tiene incluso la sorprendente propiedad de devolver la estructura no ya a su configuración inicial, sino a la de proyecto. Algunos peritos incluso han  propuesto como reparación,  que se desconecten los tabiques del forjado superior, se restañen las fisuras y se vuelvan a pintar los paramentos. Para este viaje no hacia falta estas alforjas, pues  tantas veces se tapa una fisura, en el sentido de flecha, y se pinta, tantas veces se vuelve a abrir. De seguir los consejos, las arrogancias técnicas, y creer en la ciencia infusa de ciertos Doctores, lamentablemente, lo de Los Cristianos en  Tenerife o algo similar, ocurrirá en otro sitio.
0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » DPCON RECLAMACIONES JUDICIALES SL
Finalidad » Prestación de servicios requeridos
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » No se cederán datos a terceros.
Derechos » Tiene derecho de acceso, rectificación y supresión

Artículos relacionados

Condena por daños constructivos de dos adosados

Condena por daños constructivos de dos adosados

Condenada promotora a pagar 85.000 por daños constructivos en dos adosados.                    Acaba de notificarse Sentencia de Primera Instancia, dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid, que da la razón a los...

Sentencia perito judicial nos da toda la razón

Sentencia perito judicial nos da toda la razón

Sentencia daños condena a 193.889,78 € más costas, coincide la pericial judicial con nuestra pericial.            El departamento jurídico de DPcon Reclamación Daños Constructivos ha vuelto a obtener una sentencia íntegramente estimatoria...

Normativa de seguridad contra incendios

Normativa de seguridad contra incendios

Normativa Antiincendio según el Código Técnico de la Edificación    Exigencias básicas contra incendios.           La seguridad contra incendios es un aspecto muy importante en la construcción de edificaciones, y el Código Técnico de la...

¡NO DUDE EN CONSULTARNOS!

PRESUPUESTOS A MEDIDA

Concierte una reunión online

12 + 4 =

LOPD-RGPD-LSSI

La comunicación enviada quedará incorporada a un fichero del que es responsable DPCON RECLAMACIONES JUDICIALES S.L. Esta comunicación se 'utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/679 (RGPD), la Ley Orgánica 15/1999 (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de desarrollo de la LOPD), sobre protección de datos. Sus datos no se comunicaran a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicite su cancelación.
En cualquier momento usted puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito, indicando sus datos personales a a dpcon@dpcon.es.

Contacto

Teléfonos:  911 61 01 65 

                     646 567 732

Email: dpcon@dpcon.es

Sede central:  Paseo de la Castellana 91, 4º-1
CP 28046,  Madrid

SERVICIO EN TODA ESPAÑA