Grietas y fisuras en una vivienda nueva ¿Es normal tenerlas?

marzo 11, 2019

No hay que buscar “poner una pica en Flandes”

Hay un evento que se ha producido recientemente, y trascendido a los medios, que ha conmocionado a la opinión pública.

¿Cómo es posible, que dentro del Tribunal Supremo, unos jueces digan quien debe pagar los impuestos de las hipotecas bancarias, y luego aparezcan otros, que  digan lo contrario?

Y más tarde, para redondear la faena, que aparezca el Presidente del Alto Tribunal, y diga que no se ha enterado,  y convocando  una urgente reunión del pleno,  casi la  mitad apoyen  un criterio, y la otra mitad más uno o dos jueces, apoyen otro.

Y no se nos diga, que en base a la libertad o independencia  de pensamiento, cada juez tiene derecho a manifestar su sabio y honesto entender. No. No tienen ese derecho. Serán muy sabios, inteligentes, etc, pero no tienen ese derecho, porque de ser así, no habría doctrina, no habría jurisprudencia, no habría criterios  interpretativos, y todo sería un caos. Al abogado lo más importante es que se les diga,  cuales son las reglas.

Y esto, lo dicen los abogados,  que en temas de trabajo, sólo piden: “Pónganse ustedes de acuerdo”. Dígannos las reglas de juego, y los abogados, las seguiremos. Pero no nos den, tres o cuatro versiones o vertientes distintas,  no. No puede ser,  que cada juez crea que él solo,  va a hacer tendencia, por muy listo y preparado que se crea.

Y aquí tienen un ejemplo en daños  de construcción previstos en la LOE.

Si hay una  presunción “iuris tantum”  de culpa profesional con inversión de la carga de la prueba,  y el juez, da por acreditados los daños (Patología: grietas y fisuras, grietas pasantes, que se pueden  ver  perfectamente el interior del tabique y meter hasta un dedo)  pero no entra a indagar cuál es su causa, ni de quién es la responsabilidad, existe  en éstos casos, una inversión de la carga de la prueba. Y ello porque la responsabilidad de la LOE,  que se invocan en esas demandas, es heredera, de la responsabilidad decenal del artículo 1591 del Código Civil, donde se produce una inversión de la carga de la prueba, de forma que una vez acreditada que la construcción es defectuosa, corresponde a los demandados justificar que no intervinieron en la causación de los daños que la vivienda presenta ni devienen estos, como responsables.   

Caso contrario,  equivaldría a admitir como natural la afectación generalizada de una obra nueva a grietas y fisuras, sin atribución de responsabilidad alguna, no habiendo demostrado los demandados que los mismos hayan sido debidos a caso fortuito, fuerza mayor, acto de tercero o acto propio del perjudicado.


  • NO ES ACEPTABLE QUE, ACREDITADO EL DAÑO, NO PUEDA PRODUCIRSE UN PRONUNCIAMIENTO CONDENATORIO SIMPLEMENTE PORQUE NO HA QUEDADO SUFICIENTEMENTE CLARA SU CAUSA, PUES ELLO EQUIVALDRÍA A ADMITIR COMO “NATURAL”   LA AFECTACIÓN GENERALIZADA DE UNA OBRA NUEVA,  A GRIETAS Y FISURAS, SIN ATRIBUCIÓN DE RESPONSABILIDAD ALGUNA.

Esto lo dice el art. 17.2 de la LOE y el art. 17.3, como excepción, y congruente con una reiterada jurisprudencia -ejemplo la STS 509/2015, de 17 de septiembre-, como estableció la reiterada jurisprudencia (SSTS 22 de marzo 1997; 21 de mayo de 1999; 16 de diciembre 2000; 17 de julio 2006)”.

Y por todas, la STS de 28 abril 2008 razona que ” … acreditada que una construcción es defectuosa, se presumirá que existe una acción u omisión negligente del sujeto agente, que siempre responderá del daño, salvo que concurran las circunstancias enervantes de la acción, de tal forma que la falta de prueba sobre el origen del daño, no recae sobre los demandantes, a los que les basta con acreditar que la ruina existe, que se produjo y se manifestó en el plazo decenal, sino sobre los demandados (SSTS de 29 de noviembre de 1993; 31 de mayo 2000).

Esto anterior,  que debería ser el catón,  siempre, siempre, siempre, en todos los Juzgados, y en todas las Audiencias,   pues no lo es.

Algunos lo asumen y reflejan, y otros dicen lo contrario. No queremos decir que no lo razonen éstos últimos. Ignorarlo y/o razonar lo contrario lo hacen, mejor o peor,  pero lo hacen complicando las sentencias, y produciéndose una gran inseguridad jurídica;  pero eso no es. Deben esos jueces dejar de pensar,  que están haciendo algo muy complicado e inteligente, y que va a suponer un hito en la justicia, pues  sólo deben seguir la doctrina ya establecida a rajatabla. (No poner una pica en Flandes).

Y para esos casos que el  juez o tribunal  se aparten  de las reglas del juego –no vale alegar su sagrado principio de su independencia- hay que establecer un procedimiento que se corrija, pues caso contrario, tendremos el caos, y la justicia dependerá mucho del  que “depende quien te toque”. Y esto, ni los abogados, ni los jueces más puristas, lo quieren.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » DPCON RECLAMACIONES JUDICIALES SL
Finalidad » Prestación de servicios requeridos
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » No se cederán datos a terceros.
Derechos » Tiene derecho de acceso, rectificación y supresión

Artículos relacionados

Mayoría para reclamar daños constructivos

Mayoría para reclamar defectos constructivos en una comunidadseptiembre 5, 2019   ¿PUEDE DEMANDAR LOS DEFECTOS CONSTRUCTIVOS UN SOLO VECINO O ES NECESARIO RECLAMAR TODA LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS? A veces se da la circunstancia de que uno o varios vecinos de una...

LOS ARQUITECTOS SON TÉCNICOS

Razones por las que algunos arquitectos contrarios no hacen mediciones o ensayos de los daños Hemos puesto de manifiesto alguna vez, nuestra extrañeza, de que algunos técnicos, que hacen informes de contrario, no necesiten...

Contacto

Teléfono

Centralita: 902 103 263 & Móvil: 646 567 732

Email

dpcon@dpcon.es

Dirección

Martín de los Heros 59 – Bajo C – 28008 Madrid

SERVICIO EN TODA ESPAÑA

PRESUPUESTOS A MEDIDA